Consejos para depurar la vesícula biliar



La bilis es un fluido amarillento y alcalino, esencial en la química de nuestro cuerpo, que influye en varios procesos metabólicos, controla las grasas en la sangre, y elimina material tóxico del hígado, alcaliniza los intestinos y evita la propagación de microorganismos dañinos en el colon, entre otras cosas, sin una buena secreción de bilis nuestro hígado no funciona de manera correcta y nuestra vesícula colapsa.

El hígado es responsable de la limpieza de la sangre, la síntesis de proteínas, la producción bioquímica, y juega un papel importante en el metabolismo, filtra miles de toxinas que ingerimos todo el día, es por ello que un mal rendimiento en el hígado puede provocar enfermedades y molestos síntomas.

La vesícula biliar juega un papel importante en todo el proceso de secreción de la bilis pues es la encargada de almacenar y concentrar la bilis que es producida por el hígado, cuando la comida penetra en el intestino delgado, la vesícula biliar se contrae y envía la bilis a la porción inicial del intestino delgado, llamada duodeno.

Cuando el conducto biliar se ha obstruido, se produce una inflamación, que ocasiona síntomas como náuseas, vómitos, fiebre que pueden afectar nuestra rutina diaria, el solo hecho de no eliminar las toxinas de nuestro organismo hace que se vuelve apática y frene el paso de bilis al intestino causando, alergias, asma, enfermedades autoinmunes, depresión, enfermedades cardíacas, obesidad, fatiga crónica e incluso cáncer.



La bilis tiene diversas funciones, y está constituida por un 97% agua, y solo el 3% restante son sales biliares, proteínas, colesterol y hormonas que influyen en la absorción de nutrientes solubles en grasa, degrada las grasas, mejora su absorción, permite la digestión, transporta y hace la absorción de los productos finales de la digestión, favorece la eliminación de los desechos del hígado: exceso de colesterol y bilirrubina.

El buen funcionamiento del hígado y una buena secreción de bilis, hace que  desaparezcan los problemas causados por una mala digestión de las grasas y acumulación de toxinas en el organismo, implementar una alimentación saludable baja en grasa, beber agua y hacer ejercicio hará que tengamos mejor calidad de vida.

Estimula la secreción de bilis de manera natural y tu hígado funcionará de manera adecuada, te indicaremos como:

Consejos para estimular la secreción de bilis

El cardo mariano es una planta medicinal que pertenece al género silybum. Se usan solamente sus semillas, su compuesto, silimarina, es capaz de proteger al hígado y regenerarlo, también ayuda a reducir gases y flatulencias, las semillas se toman en forma de infusión, esta planta aumenta el flujo de bilis y reduce la saturación de colesterol en la bilis.

Consume rábanos, su propiedad sulfurada, aumenta la producción de bilis y mejora el funcionamiento de la vesícula biliar.

El zumo de limón con agua tibia, en las mañanas actúa como tónico para el hígado y ayuda en la digestión limpiando los caminos de desintoxicación y ayudándolo a producir más bilis.



Los alimentos ricos en fibra son muy importantes para prevenir la formación de cálculos biliares. Toma una amplia variedad de verduras, frutas, cereales integrales y salvado de avena.

Come regularmente alcachofa, hojas de diente de león y remolacha, pues mejoran el flujo biliar, el aceite de oliva también mejora el flujo biliar, úsalo de manera regular en ensaladas.

Las semillas de linaza son una gran fuente de ácidos grasos esenciales, que reducen la inflamación. Añade linaza a tus ensaladas y otras comidas o utiliza el aceite de semillas de linaza para aliñar ensaladas.

Evita el consumo de alimentos fritos o ricos en grasas saturadas, carne roja y productos lácteos como quesos.

Limita la ingesta de carbohidratos refinados y azúcar. En su lugar, consume carbohidratos integrales.

También te puede interesar › Cinco alimentos para hígado graso.

Agrega curcuma a tus alimentos pues tiene propiedades antiinflamatorias, mejora el flujo biliar y relaja el conducto biliar.

Entre los alimentos que ayudan a tratar los problemas de vesícula biliar están los siguientes: soja, arroz, remolacha, espinacas, albaricoques, melocotón, alcachofas, cerezas, pescado, calabazas, zanahoria o verduras hervidas, sopas de verduras de carne o pollo sin piel.

Recuerda que debes tener una alimentación balanceada y dejar de lado las grasas, los dulces y los alimentos que causan daño a tu cuerpo, debes hacer ejercicio y beber agua, una mente sana te dará un cuerpo sano.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.