4 remedios caseros para controlar el sudor y el mal olor



La sudoración es una mecanismo natural del organismo para regular la temperatura corporal ya que su evaporación desde la piel reduce la temperatura, pero cuando se genera mal olor y es excesiva se convierte en un problema para realizar nuestras actividades diarias, por eso te indicaremos cómo frenar el problema con estos remedios naturales.

El sudor es un fluido corporal secretado por las glándulas sudoríparas y que se expulsa a través de la piel. Está compuesto por agua, sal, minerales, sustancias orgánicas, lactato y urea, los cuales actúan como agentes antibacterianos contra varios tipos de bacterias y hongos.

Lo más frecuente es que el sudor se produzca en las axilas, pies y manos, aunque se puede extender a toda la superficie de la piel, especialmente cuando nos encontramos a temperaturas ambientales elevadas o cuando practicamos ejercicio intenso, pues esto produce un incremento de la temperatura corporal.

Otros factores que pueden desencadenar la sudoración son la ansiedad, el miedo, la excitación, las comidas picantes, el consumo de alcohol y cafeína o algunos fármacos, pero también se puede presentar como un síntoma propio de algunas enfermedades, como las que producen fiebre, o aquellas que se acompañan de otros síntomas, como la dificultad para respirar, taquicardia, dolor en el pecho u otras, pero cuando esto ocurre es importante acudir a tu médico de cabecera para que determine el diagnóstico y los pasos a seguir.

Hablemos del olor

Sabías que en general el sudor es inodoro, salvo el que se produce en las axilas y en la zona del pubis, donde se ubican una serie de glándulas sudoríparas especiales que secretan con el sudor una serie de ácidos grasos y proteínas que se fermentan por la acción de las bacterias que hay en la piel.



Pero cuando tenemos mal olor en los pies no es por causa de las glándulas sudoríparas si no qué se debe a la acumulación y fermentación de restos en los zapatos qué se han humedecido y no se cambian de forma habitual.

Pero por fortuna, dejando a un lado su causa, existe una serie de remedios caseros que contribuyen a controlar el sudor para evitar la incomodidad y un olor que a muchas personas nos coloca en aprietos.

Leche de magnesia

Uno de los usos alternos de la leche de magnesia es como desodorante casero. Ayuda a quitar el mal olor y controlar el sudor.

Bicarbonato y maicena

Para preparar este desodorante solo necesitas,  un ¼ de taza de bicarbonato de sodio, un 1/4 de taza de maicena o fécula de maíz, de 6 a 8 cucharadas de aceite de coco virgen y sin refinar.

Preparación

Mezcla el bicarbonato de sodio con la maizena, agrega el aceite de coco y bate bien, hecha en un recipiente preferiblemente de vidrio y tubular refrigera para que se haga sólido.

Utilízalo como desodorante, Pero no lo apliques si te acabas de depilar las axilas porque te puedes irritar la piel.

Aceite de árbol de te

Solo necesitas 10 gotas de aceite esencial de árbol de té y  1/2 taza de agua (125 ml)

Preparación

Diluye el aceite esencial de árbol de té en el agua y aplícalo en las axilas con la ayuda de un atomizador o un paño y deja secar por 3 minutos.

Vinagre de manzana tomillo y romero

Solo necesitas media taza de vinagre de manzana, una cucharada de romero y una cucharada de tomillo.

En una taza de agua, añade el tomillo, el romero  y colócalos a hervir durante 15 minutos, luego déjala enfriar, cuela y añádele el vinagre y listo, humedece esta mezcla con una gasa limpia o algodón y aplica en las zonas que más sudoración te genere.

Estos remedios te van a ayudar a controlar tu sudoración, pero si no funciona lo ideal es acudir a un especialista recuerda que una alimentación sana es la clave de todo.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.