Cinco alimentos para hígado graso



El hígado graso se caracteriza por acumulación de ácidos grasos y triglicéridos en las células hepáticas (hepatocitos) . El consumo de alcohol es una causa importante de hígado graso, y es un factor que siempre debe considerarse ante un paciente con esta condición, pues existen dos clases de hígado graso por alcohol e hígado graso no alcohólico.

El hígado realiza funciones vitales para nuestro cuerpo como neutralizar y destruir toxinas, convierte las sustancias de nuestros alimentos en compuestos químicos que nuestro organismo puede utilizar, produce la bilis que es vital para la descomposición de la grasa en nuestro sistema digestivo, sirve como un gran filtro que ayuda a remover de la sangre toxinas, medicamentos, productos químicos, drogas o alcohol que de otro modo resultan nocivos para el organismo.

Cuando hablamos de hígado graso por alcohol nos estamos refiriendo a un daño causado por el consumo excesivo de alcohol,  pues el hígado es incapaz de descomponer las grasas y por lo tanto estas se acumulan, si las personas  no paran su ingesta de alcohol, el hígado graso puede convertirse en cirrosis.

El hígado graso no alcohólico no puede metabolizar correctamente las grasas, lo que provoca que se almacenen en sus tejidos, su causa no se debe al alcohol, si no a los alimentos que el organismo no es capaz de sintetizar, el hígado se inflama por un exceso de grasas de origen no alcohólico, llegando incluso a perturbar sus funciones. Si no se trata a tiempo podría incluso acabar en cirrosis hepática, las causas de esta afección son la obesidad, y la diabetes.

Los síntomas que causa el hígado graso son algo molestos y perturbadores para tu vida diaria, si presentas síntomas como  dolor en la parte  superior derecha del abdomen, cansancio excesivo, fatiga crónica, sensación de pesadez, hinchazón abdominal,  si la enfermedad avanza puede producir, pérdida de peso o pérdida del apetito, debilidad, náuseas, confusión y mala memoria, y hasta dificultad para concentrarse.



Es importante que  te hagas un chequeo médico y que cambies tus hábitos alimenticios lo mejor para cuidarte es tener conciencia de que no todo lo que comes es sano.

Te sugerimos no beber alcohol, pues este es un factor muy importante para que tu hígado esté sano, otro factor es bajar de peso, pues se debe perder peso gradualmente mediante una dieta saludable y 30 minutos de actividad física, evita alimentos procesados​​, bebidas gaseosas, bebidas como jugos artificiales, alimentos chatarra y repostería con abundante azúcar.

Consume verduras y frutas los vegetales crudos y las frutas son los alimentos más adecuados para que tu hígado se recupere, estos alimentos ayudan a limpiarlo y repararlo por su alto contenido de nutrientes, de manera que el hígado puede atrapar y eliminar más grasa y otras toxinas.

Te indicaremos siete alimentos para que tu hígado graso recupere la vitalidad.

Acelgas

Es un excelente tónico para limpiar y rejuvenecer el hígado, ya que su riqueza en fibra la hace ideal contra el estreñimiento, sus propiedades son altas en vitaminas hierro magnesio potasio y agua.

Alcachofas

Tienen un efecto regenerador del hígado gracias a su contenido en cinarina, un bioflavonoide. Además de tomar alcachofas como verdura, para gozar de sus ventajas terapéuticas hay que tomar infusiones de sus hojas y tallos. El jugo fresco de la alcachofa resulta también muy terapéutico y se puede preparar licuando las hojas y tomando un vaso en cada comida.



En lugar de tirar las hojas más duras y los tallos, se puede preparar una infusión con 100 g de hojas y tallos de alcachofas por litro de agua. Hay que tomar 3 tazas al día.

Jengibre

El jengibre contiene antioxidantes y también ayuda a bajar los triglicéridos. Se puede hacer un té de jengibre rallando 2 cucharadas de raíz de jengibre, se coloca en agua caliente, y se deja reposar unos minutos y se toma. Otra opción es agregarle jengibre rallado a las ensaladas.

También te puede interesar › Cómo desintoxicar el hígado.

Rábanos

Descongestiona y desintoxica el hígado al favorecer el vaciado de la bilis. Se pueden añadir crudos a la ensaladas o tomar cada día un vaso de jugo fresco de rábano, endulzado con miel, antes de las comida.

Toronja

Se cree que la naringenina que contiene el pomelo puede activar los químicos responsables de la oxidación de ácidos grasos. También podría disminuir la grasa corporal y atenuar el síndrome metabólico, dos factores que a menudo contribuyen a la enfermedad de hígado graso.

Recuerda que toda alimentación y actividad física mejoran tu calidad de vida. Mente sana cuerpo sano.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.