Cómo mantener un estilo de vida saludable



Mantener un estilo de vida saludable no solo depende de hacer ejercicio y alimentarse equilibradamente, es adquirir hábitos que fortalecen nuestro organismo para tener una vida plena y llena de salud.

Adquirir hábitos saludables es cuestión de disciplina y constancia, la importancia de hacer esto durante varios meses puede cambiar el chip de tu cabeza y se convertirá en algo normal en tu vida, si te es difícil llevar estos cambios sola(o) pídele a alguien cercano que te acompañe y de esta manera compartirán los resultados, es la mejor forma de darse animo y conseguir el objetivo.

Toma agua

Cuando tomas abundante agua le estas permitiendo al cuerpo hidratarse y eliminar toxinas, adquirir este hábito en ocasiones no resulta tan sencillo, por eso si definitivamente no puedes con el agua pura agrégale unas gotitas de limón, el agua te proporciona una buena digestión, a mantener la temperatura adecuada del cuerpo y eliminar sustancias que no necesitas por medio del sudor y la orina, la mayoría de nutrientes que se absorben de los alimentos se aprovechan gracias al agua.

Consume alimentos ricos en fibra

Todos sabemos las bondades de las frutas y vegetales y lo saludables que son, estos alimentos proporcionan un sin número de vitaminas, minerales y fibra que es ideal para mantener una digestión adecuada, es importante para regular el tránsito intestinal y para producir la sensación de saciedad que hará que no nos pasemos con las calorías.



Come 5 veces al día

Hay que comer 5 veces al día, esto ayudará a tu organismo a no crear reservas, así podremos prevenir el sobrepeso y la obesidad, el gasto calórico que se genera con la digestión y metabolización de los alimentos cada vez que comemos contribuye a mantener un peso adecuado, controlamos el apetito y evitamos comer compulsivamente cuando llegamos a la comida o la cena, si comemos cinco veces al día tendremos la energía suficiente, por lo que rendiremos más y mejor a lo largo del día, al no pasar más de cuatro horas entre las comidas principales, evitamos que los picos de insulina suban o bajen el azúcar de nuestro organismo.

Realiza ejercicio

Busca el modo de realizar ejercicios, en tu casa si no es posible sal a caminar por lo menos media hora al día, recuerda que tu corazón es un músculo que necesita ejercitarse para mantenerse sano, igual que el resto tu cuerpo, escoger un deporte que te motive y te guste te mantendrá en forma, si lo haces a diario por 30 minutos, los ejercicios, sobre todo los  aeróbicos, te ayudan a estar sano, fuerte, bajar de peso, prevenir enfermedades y reducir el estrés.

Elimina las grasas saturadas

Al disminuir el consumo de grasas saturadas le estás otorgando a tu organismo la oportunidad de no sufrir el riesgo de padecer un nivel elevado de colesterol en la sangre, qué es un factor de riesgo para las enfermedades cardiovasculares y así evitas problemas de sobrepeso.

Limita el consumo de sal y azúcares

Ambos suelen estar muy presentes en la dieta, un exceso de azúcar contribuye a la obesidad y un exceso de sal alimenta los procesos hipertensivos y se encuentran mucho en los alimentos procesados.



Evita el estrés

Eliminar el estrés de tu vida es fundamental para sentirte bien y que tu vida se desarrolle de forma armoniosa, a menudo vivimos ciertas situaciones que no podemos cambiar, sin embargo, siempre es posible tomarlo de otra forma, verlo desde otro punto de vista. Es muy importante darle la vuelta a los problemas para que éstos no repercutan de modo negativo sobre nuestra salud, un exceso de estrés nos lleva al cansancio crónico y a no ser felices, algo muy importante si queremos tener una vida saludable.

También te puede interesar › Alimentos que se deben evitar para llevar una vida sana.

Mantener un peso equilibrado

El exceso de peso es un serio problema de salud para muchas personas, ya que aumenta el riesgo de desarrollar graves enfermedades, incluidas las del corazón, derrames cerebrales, diabetes, cáncer y presión alta. Por otro lado el peso bajo, tiene relación directa con los problemas cardíacos, baja resistencia a las infecciones, fatiga crónica, anemia, depresión y defensas muy bajas, si se lleva una alimentación balanceada, se controla el peso y se mantiene un nivel normal y equilibrado del mismo, para ello, lo mejor es cambiar los hábitos, incluyendo la comida y la actividad física.

Duerme bien

Un horario de descanso regular puede ayudarnos mucho a recuperarnos del cansancio del día anterior, un buen colchón, un ambiente óptimo de descanso, luz apagada y poco ruido conciliaran tus horas de sueño qué deben ser entre 7 a 8 horas.

Todos estos pasos te ayudarán a tener mejor calidad de vida, fomentaran una salud óptima y te harán sentir bien contigo misma, tendrás mas energía y serás feliz.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.