9 trucos para controlar la ansiedad al comer



Los antojos son ansias fuertes por ciertos alimentos que parecen estar conectados al sistema de recompensas de nuestra mente, las emociones, situaciones o asociaciones placenteras pueden accionar el ansia por un antojo, es cierto que cuando comes un alimento que deseas, el cerebro libera dopamina, un químico natural relacionado con el placer. Incluso poderosos sentidos, como nuestro sentido del olfato y la vista, pueden desencadenar un episodio completo de ansias por algún alimento.

La manera más sencilla de controlar la ansiedad al comer es pensar en tus metas y propósitos, concentrarse en los objetivos propuestos, el ejercicio y una alimentación saludable te ayudarán a alcanzarlas pero lo más importante es el deseo que tengas de controlar tus antojos.

Aquí te dejamos unos consejos claves en la reducción de antojos

Desayuna

Desayunar ayuda a combatir los ataques matutinos de comidas que no son apropiados consumir. Frutas, pan integral son una buena opción para permanecer satisfecho por más tiempo.

Toma abundante agua

Cuando tomamos agua entre comidas nos mantenemos hidratados y evitamos que nuestro cuerpo sienta señales de hambre cuando en realidad es sed, tomar agua durante todo el día nos ayuda a sentirnos más llenos y sentir sensación de saciedad, lo ideal es tomar agua entre comidas y no con ellas. Además ayudará a mantener un buen tránsito intestinal y eliminar los residuos tóxicos. Evita los refrescos, porque son menos saludables, y contienen azúcar y edulcorantes artificiales, una buena opción es tomar aguas détox.



Consume té e infusiones

Las infusiones de plantas naturales como la manzanilla o tila no contienen cafeína, y no provocan efectos secundarios negativos, una infusión te ayudará a aliviar la ansiedad y el nerviosismo, que puede producir la sensación de hambre, además ayudará a relajarte y provee beneficios para el sistema digestivo, tomar té verde puede ayudar a controlar tu ansiedad significativamente.

Come pequeñas porciones de alimentos

Hacer pequeñas comidas durante el día alarga la sensación de saciedad y acelera el metabolismo, consume un yogur natural, una porción de fruta, unas semillas de almendras, nueces, o sencillamente toma un té, notaras la diferencia.

También te puede interesar › Efectos al dejar de consumir tanta azúcar.

Elimina el azúcar

Evita el azúcar refinado, siempre que te sea posible, el azúcar en la sangre se eleva bruscamente para después caer dramáticamente, lo que provoca un hambre repentino, y más antojos de azúcar. Cuando desees algo dulce, haz uso de las frutas frescas o zumos naturales, estos hacen que los niveles de azúcar no se elevan tan bruscamente como sucede con los alimentos que llevan azúcar refinada, como los dulces y pasteles.



Incluye proteína

La proteína es esencial porque ayuda a reparar y construir músculo, tienen una función de resistencia, formando parte de la estructura del organismo y de los tejidos, logrando también una función defensiva entre otras.

Puedes elegir proteínas animales y vegetales, como pollo, pavo, pescado, frutos secos, lácteos desgrasados, huevos, soja y sus derivados. A diferencia de los carbohidratos, se digieren más lento y nos proporcionan más saciedad.

Aumenta la fibra

La fibra ayuda a mantener un buen tránsito intestinal, mantiene los niveles de azúcar en sangre estables y además ayuda a controlar el hambre, incluye en tu dieta más frutas, verduras, legumbres y cereales integrales, que además ayudarán a sentirte saciado por más tiempo.

También te puede interesar › 5 frutas para acelerar tu metabolismo.

Haz ejercicio

El ejercicio no solo te permitirá quemar más calorías y tonificar tus músculos, además te ayudará a darle salida al estrés y la ansiedad, por lo que es probable que sientas menos antojos, por otro lado, con el ejercicio incrementa la producción de dopamina, el neurotransmisor del placer por lo que necesitarás menos esos “antojos” para sentirte bien.

No te prives por completo de tus antojos

Todos los excesos son malos, date la oportunidad de saborear tus antojos favoritos de vez en cuando, de hecho, haz que formen parte de tu plan, un día a la semana de libertad para comer algo diferente con moderación hará que te sientas menos privada(o), menos ansiosa(o) y más dispuesta(o) a continuar. Pero por supuesto no abuses, elige un día a la semana y solo date gusto para consentirte.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.