Aceite de coco orgánico y su impacto para adelgazar



El aceite de coco no es nocivo o malo como se creía hace unos 30 años, por el contrario es muy benéfico pues es una de las claves para estimular o aumentar el metabolismo.

El metabolismo se considera como (procesos y cambios químicos que utiliza el cuerpo para convertir los nutrientes en energía para sobrevivir) y por tal razón ocasiona un funcionamiento optimo en nuestro organismo, el cual se traduce en una excelente utilización de la energía y por lo tanto ayuda a perder peso.

No toda grasa saturada es mala, la grasa saturada que contiene el aceite de coco es una grasa llamada triglicéridos de cadena media, grasa saturada la cual es muy pequeña y el cuerpo no la utiliza para construir más grasa, sino que el cuerpo la envía directamente a las células para que se conviertan en energía sin pasar por el filtro del hígado como ocurre con todas las otras grasas y aceites que ingerimos, es decir son grasas saturadas que se convierten en energía instantáneamente y ayudan a aumentar el metabolismo situación que favorece para quemar calorías.

5 razones para consumir el aceite de coco orgánico

  • El aceite de coco estimula el metabolismo.
  • Es fungicida y mata hongos como Candida albicans.
  • Destruye ciertos virus como el herpes.
  • Elimina bacterias.
  • Logra que el cuerpo se desprenda de tóxicos internos.

Estas propiedades nos ayudan a limpiar el cuerpo de organismos parasíticos que causan infecciones y nos reducen el metabolismo.



Forma juiciosa e inteligente del uso del aceite de coco

Se debe empezar con una dosis baja diaria, para que el cuerpo tenga oportunidad de eliminar las toxinas que se acumulan al desaparecer los organismos internos, no se debe aumentar la dosis demasiado rápido.

La clave es subir la dosis del aceite de coco en forma gradual (poquito a poco) por ejemplo; subir la dosis solo media cucharada al día cada semana.

También te puede interesar › Leche de coco, preparación y beneficios

Para acelerar el metabolismo el aceite de coco orgánico es el más indicado por qué no afecta el sabor de los alimentos con los que se mezcle.

La dosis debe subir en forma gradual así:

Primera semana:

De lunes a domingo únicamente media cucharada al día.

Segunda semana:

De lunes a domingo una cucharada al día.

Tercera semana:

De lunes a domingo una y media cucharada al día.

A la mayoría de las personas les va bien con dos cucharadas al día a partir de la cuarta semana.

Recuerda que toda ayuda que tenga como finalidad mejorar el metabolismo, debe ser complementada con una asesoría en alimentación ya que es importante aprender a comer, pues también la alimentación sana lo mejora sustancialmente.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.