El picante un aliado para adelgazar



Cuando consumimos comidas picante estamos dando a nuestro cuerpo una sensación de saciedad, la comida picante nos ayuda a evitar la retención de líquidos, acelera nuestro metabolismo elevando el calor corporal obteniendo de las grasas del organismo la energía necesaria para hacerlo, es antiséptico, contiene una gran cantidad de vitamina C y de betacaroteno, regula la circulación de la sangre, fortalece el corazón, las arterias y los nervios, elimina dolores por su efecto analgésico.

El consumo de ají incrementa la circulación periférica y disminuye los valores de presión arterial, es rico en cantidades de vitamina C y A, y contiene bioflavonoides, que son necesarios para el correcto crecimiento celular y son contribuyentes de la elasticidad en la parte interior de los vasos sanguíneos.

En el mercado se encuentra una variedad de ajíes y picantes como jengibre, guindilla, pimentón, cayena, tabasco etc. Si te gusta la comida picante seguro que todos estos alimentos los disfrutas solo con verlos, pues son estimulantes naturales que provocan y aportan una sensación placentera al liberar una buena cantidad de endorfinas de nuestro organismo.

Sin embargo, la comida picante no la consume todo el mundo, son muchas las personas que no la soportan y además, sufren problemas estomacales al consumirla. Ahora bien, es posible que hayas oído en más de una ocasión aquello de que “la comida picante es buena para bajar de peso”.



El ají contiene una sustancia llamada la capsaicina la cual disminuye los lípidos corporales, pues ayuda a inhibir la proliferación de células grasas inmaduras, o preadipocitos, estimulando su muerte celular programada  “apoptosis” y esto evita que los preadipocitos se desarrollen hasta células grasas adultas.

La capsaicina estimula el receptor cerebral que controla la temperatura del cuerpo, y así, obliga al organismo a consumir más energía, es decir, a consumir las reservas de grasa acumulada en los tejidos adiposos, cuando tenemos una ingesta de picante adecuada estamos inhibiendo  la proliferación de células grasas inmaduras, evitando que lleguen a convertirse en adultas y por consecuencia en la grasa más difícil de desvanecer

Estos son algunos de los picantes que tiene una buena dosis de capsaicina para incluir a nuestra alimentación.

Comino

No es tan picante, pero es adecuado para incluir en la preparación de las comidas, pollos y legumbres.

Curry

Uno de los ingredientes principales del curry es la cúrcuma, que le da su color amarillo característico y que contiene pequeñas cantidades de capsaicina muy adecuadas para incluir cada día en nuestra dieta, sin sentir las consecuencias de la comida “muy picante”.



Chiles o guindilla

Son los que más capsaicina contienen y en consecuencia, los más picantes, por esto se debe tener más cuidado y controlar su ingesta.

La pimienta cayena

También llamada pimienta roja, es muy medicinal y la suelen comercializar tanto en grano como en polvo, por lo que podemos controlar mejor las cantidades e incluirla así con moderación en nuestras comidas.

Jengibre

Ideal si después de la comida central del día te preparas una buena infusión o lo adicionas en ensaladas, batidos o jugos.

No obstante, se  debe consumirse con prudencia, pues estimula las secreciones gástricas, y un exceso puede producir úlceras y otros problemas derivados en el aparato digestivo, cuando no se está acostumbrado a consumir estos alimentos.

También te puede interesar › 10 alimentos para quemar calorías.

Para empezar la ingesta de estos alimentos es importante que primero hagas una prueba de tolerancia pues si no los consumes habitualmente no sabes si te generan irritación, y eso solo lo puedes comprobar tú, pero ten presente que si sufres de problemas intestinales su consumo se encuentra contraindicado y no es recomendable que lo incluyas a tu dieta.

Esto da respuesta a nuestra pregunta sobre el picante, si puede ser adecuado para perder peso, siempre y cuando lo hagamos de modo adecuado, es decir, el picante debe consumirse siempre con moderación y siguiendo una dieta equilibrada, baja en grasas, fritos y sin azúcares refinados, incluyendo actividad física y una buena hidratación.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.