¿Por qué dormir bien te ayuda a perder peso?



Dormir es uno de los placeres que más disfruta el ser humano… dormir no solo es una práctica entendida bajo el concepto de ocio, tiene mucho que ver con tu salud y estilo de vida, desde mejoras en el peso hasta la mente, dormir te hace sentir mejor, además de mejorar tu estado de ánimo y quitarte las ojeras, trae importantes beneficios para la salud.

La falta de descanso, genera un desequilibrio hormonal en el organismo que afecta directamente al metabolismo. Alguno de los efectos sobre nuestro metabolismo, pueden ser un aumento del apetito y la dificultad de sentirse saciado entre horas, y eso haría que comas mayores cantidades de alimento haciendo que engordes.

Esto genera un incremento en la apetencia de alimentos ricos en azúcares e hidratos de carbono, la razón fundamental es que cuando dormimos poco, aumentan en el organismo los niveles de la hormona ghrelina que reduce el ritmo metabólico y con ello se queman grasas más despacio.

Nuestro cuerpo reacciona buscando internamente la energía necesaria para que la fatiga desaparezca en vez de cumplir la función de quemar la grasa y transformarla en energía.

No dormir bien genera las siguientes complicaciones en tu cuerpo



Genera ansiedad

La falta de sueño te genera ansiedad y un deseo de comer exageradamente, sobre todo en horas de la noche cuando el metabolismo se ralentiza. Debido a esto, incrementamos el consumo de calorías y carbohidratos, lo que nos hará aumentar de peso con mayor facilidad. Asimismo, cuando no dormimos lo suficiente tenemos tendencia a desear comer más comida rápida, aun cuando en realidad no sintamos hambre.

Afecta la pérdida de peso

Cuando dormimos menos de 8 horas se altera la producción de 2 hormonas que intervienen en la pérdida de peso. La grelina, que estimula el apetito, cuando se duerme poco se produce en mayor cantidad y la leptina, que envía las señales a nuestro cerebro informando que estamos llenos ocasionando una disminución en su producción.

Afecta el sistema inmune

El hecho de no tener un sueño reparador impide que nuestro cuerpo descanse correctamente, nuestro sistema inmunológico se debilita y, como consecuencia, tenemos más tendencia a sufrir de gripes, resfriados e infecciones respiratorias.

Genera problemas cardíacos

La falta de sueño sería la principal causante de los ataques al corazón e infartos. El mal dormir estaría directamente asociado con la mala presión arterial y el colesterol, tener un sueño reparador recupera en el estado físico.



Dormir bien mejora tu memoria

Tu cerebro está sorprendentemente ocupado mientras duermes; en este tiempo fortalece tu memoria o práctica las habilidades que aprendes mientras estás despierto, un proceso que se llama consolidación. Si estás tratando de aprender algo, ya sea físico o mental, lo haces hasta cierto punto con práctica, pero algo pasa mientras duermes que te hace aprenderlo mejor. En otras palabras, si quieres memorizar algo nuevo, ya sea un nuevo idioma o un movimiento en algún deporte, te saldrá mejor después de dormir.

Disminuye el estrés

Cuando se trata de tu salud, estrés y dormir son casi la misma cosa ya que ambos afectan tu salud cardiovascular. Dormir definitivamente reduce tus niveles de estrés, y con eso tienes mejor control de tu presión arterial. Una buena noche te ayudará a relajarte y al día siguiente amanecerás de mejor humor.

Controla la depresión

El sueño impacta a muchos de los químicos en tu cuerpo, incluyendo la serotonina. La gente con deficiencia en serotonina puede, con más probabilidad, sufrir depresión. Puedes ayudar a prevenirla asegurándote de dormir lo suficiente cada noche, como entre siete y nueve horas diariamente.

Descansar lo suficiente te permite estar más concentrada y organizada, lo que genera una mayor efectividad. No dormir lo suficiente genera que pierdas la concentración en tus actividades y objetivos.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.