5 increíbles mascarillas para piel grasa



Cuando nuestra piel esta brillante y grasa nuestro rostro se ve afectado ya que en ocasiones presenta puntos negros, espinillas, barros grandes y rojos, lo que ocurre es que las glándulas sebáceas tienen una sobreproducción de sebo, causando que  los poros se abren congestionando la piel, dando una apariencia de piel grasa.

Nuestra piel es el órgano más importante y grande que tenemos, pues este es el que recubre nuestro cuerpo por ello la importancia de cuidarlo, cuando sufres de piel grasa, te sientes incomoda(o) ya que tu piel brilla todo el tiempo, no puedes utilizar cualquier producto y en muchas ocasiones dejas de hacer actividades para ocultar tu piel he interrumpes tu diario vivir.

Es por esta razón que desde pequeños debemos hidratarla cuidadosamente y cuidarla del sol, en casos extremos pueden causar lesiones que perjudican tu salud, cuando nuestras glándulas se congestionan por diferentes causas, por causas hereditarias, por cambios hormonales, la edad “pubertad, adolescencia”, por el embarazo, por una mala ingesta de alimentos, podemos estar sufriendo de piel grasa.

Lo importante es que lo descubras a tiempo para que puedas cuidar tu piel de manera adecuada sin causar lesiones que perjudiquen tu estado emocional, hidratala de manera correcta, no utilices productos en cremas, sino por el contrario, sueros y lociones, utiliza protector solar mínimo 2 veces al día, usa desmaquillantes siempre y aplica tónico pues este ayudará a que tus poros tengan un tamaño adecuado.



A la hora de delimitar el exceso de sebo en la piel existen diferentes formas de hacerlo, una de estas es tener en cuenta que la mayor acumulación de grasa se detecta en la conocida  zona  T de nuestro rostro que comprende la frente, nariz y mentón, cuando esta zona es grasa y el resto no tiene esa apariencia se le llama piel mixta, pero si los niveles de grasa son altos e iguales en esta zona y en el resto de la cara también se conoce como piel grasa, que puede ser normal o ir acompañada de dilatación de los poros y materia generando incomodidad.

Mantener una piel limpia y sana es algo que todos queremos, es por ello la necesidad que conozcamos nuestra piel y sus características para actuar en consecuencia y evitar de este modo los problemas que nos pueda ocasionar. Para ello simplemente debemos tener en cuenta una serie de normas fundamentales que van desde una correcta alimentación a una serie de cuidados de la piel de manera externa y que mejor forma que hacerlo de manera natural.

Por esta razón queremos que conozcas estas cinco mascarillas que te ayudaran a limpiar tu piel para lucir sana.

Mascarilla de fresas

Solo necesitas miel y limón. Mezcla una cucharada de jugo de limón, la clara de un huevo, dos cucharaditas de miel y cuarto de fresas licuadas. Coloca la mezcla en el rostro por diez minutos, luego enjuaga con abundante agua. Los ingredientes mencionados tienen propiedades astringentes por lo que controlarán la producción de grasa y limpiarán los poros dejando tu piel suave y lisa, libre de imperfecciones. Puedes aplicar esta mascarilla dos veces por semana a la hora que desees.



Mascarilla de café

Necesitas, dos cucharadas de café molido, dos cucharadas de yogurt natural y una cucharada de miel. Mezcla los ingredientes y aplica en tu rostro una buena cantidad, déjala actuar por diez minutos antes de enjuagar con agua tibia casi fría, esta mascarilla ayuda a reducir la apariencia de los poros y eliminar el exceso de grasa.

Mascarilla de Manzana

Necesitas una manzana pelada y sin semillas cortada a la mitad. Pon la manzana en la  licuadora y agrega tres cucharadas de miel, mezcla hasta obtener una pasta espesa y aplica en el rostro, deja que actúe durante veinticinco minutos y luego enjuaga con agua fría, puedes añadir sal granulada y convertirlo en una máscara exfoliante natural, aplica una vez por semana y verás un cambio progresivo en tu piel.

Mascarillas de kiwi

El kiwi es ideal para las pieles grasas ya que se trata de una fruta con altas propiedades astringentes que controlan el exceso de grasa y elimina la mayoría de impurezas del rostro. Simplemente debes pelar el kiwi y picarlo en cubitos, colócalo en el vaso de la licuadora, luego, añade dos cucharadas de yogur natural y bate ambos ingredientes hasta conseguir una pasta homogénea y compacta, aplica la mezcla sobre la piel limpia con movimientos suaves y déjala actuar unos 15 minutos. Por último, enjuagala con agua fría, aplica una crema hidratante específica para piel grasa para obtener mejores resultados.
También te puede interesar › Mascarillas antiarrugas.

Mascarilla de tomate

El tomate es un antioxidante con múltiples beneficios para la piel, tiene la capacidad de reducir el aspecto grasoso del cutis, es rico en vitamina A y C. Para su preparación solo necesitas un  tomate bien maduro, el zumo de medio limón y una cucharadita de Avena. Introduce el tomate junto con el zumo de medio limón y una cucharadita de avena en el vaso de la licuadora hasta que la pasta sea homogénea, aplica la mezcla sobre la piel de la cara y déjala actuar durante unos diez o quince minutos antes de retirarla con abundante agua tibia. Tu piel se volverá más suave pero sin notar sequedad.

Recuerda que todas estas mascarillas las puedes utilizar siempre y cuando no tengas un acné prominente ya que puedes causar daños a tu piel si es así es mejor que acudas al dermatólogo para evitar daños severos, el te mandara el tratamiento indicado ya sea con lociones o pastillas.






Acerca del autor

Consejos sobre nutrición y salud.